Las repercusiones de las medidas de aislamiento

¿Lo punitorio genera más daño?

Parece ser que el uso de celulares y mascarillas, son los nuevos métodos de inmunología e impactan de lleno sobre las subjetividades de los cuerpos.

Un interés nacional en maximizar la vida de las poblaciones bajo del ejercicio de construir una sociedad disciplinada en términos de soberanía

Todo acto de protección implica una definición inmunitaria de la comunidad, estableciendo una jerarquía entre los cuerpos que están exentos y los que consideran peligrosos.

Aquí la paradoja etimológica de ambos términos: comunidad e inmunidad. Comparten la misma rais “minis”, en latín es el tributo que alguien debe pagar por formar parte de una obligación común.

Las epidemias y sus medidas de inmunización materializan las obsesiones que dominan a la sociedad (gestión política) y dejan a relucir algunas subjetividades: la comunidad utópica , fantaseando con la omnipotencia inmunológica.

El virus actúa a nuestra imagen y semejando haciendo no más que replicar, materializar, intensificar y extender a toda la población, las formas dominantes.

Esa obsesión por la pureza racial ya sucedió, ya nos golpeó como humanidad con muchas “pandemias”, donde el virus se presentaba como lo que venía de afuera, con lo extranjero, con el otro, lo extraño, contra las formas de represión y reclusión de la época. Persiguiendo la utopía de comunidad modelo, la inmunidad de la especie.

Il n’y a pas de politique qui ne soit pas une politique des corps
(no hay política que no sea una política de los cuerpos)

Share This