El presidente ruso, Vladimir Putin, llamó este viernes al ejército ucraniano a «tomar el poder» en Kiev y derrocar al presidente Volodimir Zelenski y a su entorno, a los que calificó de «pandilla de neonazis y drogadictos», poco después de que un portavoz anunciara que Rusia estaba dispuesta a negociar con Ucrania en Minsk.

«Tomen el poder entre sus manos. Me parece que será más fácil negociar entre ustedes y yo», lanzó Putin al ejército ucraniano en una intervención en la televisión rusa, según la agencia AFP, y afirmó que no combate a unidades del ejército sino a formaciones nacionalistas que se comportan «como terroristas» usando a civiles «como escudos humanos».

«Vuelvo a hacer un llamamiento a los militares de las fuerzas armadas de Ucrania: no permitan que los neonazis y (los nacionalistas radicales ucranianos) utilicen a sus hijos, esposas y ancianos como escudos humanos», dijo Putin en la reunión televisada con el Consejo de Seguridad de Rusia.

Además, el presidente añadió que los militares rusos en Ucrania estaban actuando «con valentía, profesionalidad y heroísmo».

Estas declaraciones se dan luego de que su vocero, Dmitri Peskov, asegurara que el mandataria estaba dispuesto a negociar.

«En respuesta a la propuesta de (el presidente ucraniano Volodimir) Zelenski, Vladimir Putin está listo para enviar a Minsk una delegación rusa a nivel de representantes de los Ministerios de Defensa y de Exteriores y la Administración presidencial para celebrar negociaciones con la delegación ucraniana», dijo más temprano el portavoz.

Share This