Cambio de paradigma toca la puerta

Todos los mecanismos que hasta ahora eran conocidos son puestos bajo la lupa y buscan ser revisados. En todos los ámbitos: laboral, familiar, amistades, talleres, cursos, universidades y escuelas, incluso hasta los  clubes de barrio. 

Ante cambios de paradigmas e instancias de incertidumbre volver a lo viejo suele ser la moneda corriente, aunque a estas alturas el mundo nos exige un cambio en los modos.

Las estructuras que se construyan desde el miedo ya asoman su fecha de vencimiento, caducaron mostrando un gran déficit para el mercado y la sociedad.

Dejar de ser autómatas productivos a involucrar una tercera pata: que tenga sentido.

Si resuena imposible, que nos saca de eje y capaz se trate de manejar esa posibilidad dentro de los nuevos escenarios post COVID.

Quizás ya sea hora de asumir que la sensibilidad social no exige ser peronista, ni el respeto a valores humanos ser revolucionario de izquierda, ni mucho menos que el anhelo de crecimiento y desarrollo económico ser liberal.

 

Es que tal vez sea hora de evitar el rotulado cuando resonemos con la patria, la solidaridad, el humanismo y el progreso. Tal vez estos sean los ideales de un imaginario social que esté presente nos invite a disolver.

Share This