China quiere controlar la producción mundial de litioEsto para el gigante asiático va mucho más allá de lo económico (aunque sus funcionario digan lo contrario), ya que controlando las reservas del mineral su poder político y hegemonía sería mucho mayor. Y es que el valor del metal se ha disparado en el último año, el precio en el mercado chino alcanzó los 315 000 dólares por tonelada por primera vez.

Recientemente, el presidente argentino, Alberto Fernández, inscribió a su país en la Iniciativa de la Franja y la Ruta durante su viaje a Beijing. El anuncio del mandatario argentino generó malestar en Washington y en otros países occidentales, que prometieron cortar toda dependencia del litio que produce el gigante asiático.

El país sudamericano está ubicado en el Triángulo de Litio de América del Sur (junto con Chila y Bolivia), el cual contiene más de la mitad de las reservas mundiales. China, que es el mayor comprador e inversionista de minas del metal, necesita controlar o tener influencia en las partes del mundo donde se extrae.

Con el cambio climático y la necesidad de hacer la transición de combustible fósiles a energías renovables, el metal alcalino de color blanco plateado se lo denomina como “el nuevo petróleo” o el “oro blanco”, un material esencial utilizado en las baterías de los vehículos eléctricos.

Share This