Dentro de una precarización estructural que tuvo su última manifestación en manos de residentes, el sistema de salud y sus trabajadores, sufren aún en estos contextos recortes y modificaciones en pago de salarios.

Sobre todo los privados donde las modalidades de contratación son flexibles, el pago de salarios en cuotas o deudas de honorarios. En muchas circunstancias bajo una relación de dependencia encubierta disfrazados de empleados autónomos.

Muchos de los sanatorios privado a fin de afrontar el pago de salarios se resguardaron en el Progrma de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, en el cual el Estado abona parte del salario del personal en relación de dependencia.

Cuya especificación por decreto consiste en una ayuda destinada a empresas cuyas actividades económicas se vean afectadas en forma critica. Existe el juego perverso de corporaciones que se cuelgan del Estado para no perder rentabilidad.

Share This