Donde la incertidumbre es moneda corriente y la ciudad parece sitiada por los cortes, el territorio plantea una grieta cada vez más profunda entre estatales y petroleros.

La producción de petróleo parece ser la gallina de los huevos de oro y la falta de pago a estatales no cesa; la educación y salud también se ven comprometidas.

Calles colmadas

El reclamo se hizo visible a partir del paro de docentes, lejos de obtener una respuesta las culpas se están desviando desde arriba. Las aguas de esta crisis parecen no calmarse, intendentes, diputados, gremialistas, dirigentes políticos y funcionarios judiciales, solicitan una tregua y señalan medidas extremas donde impiden la actividad de los sectores que generan ingresos para la provincia.

La vulneración del derecho y la violencia dejan de ser una respuesta e intento de solución al conflicto, con la muerte de dos docentes en una manifestación y lapsos de no abastecimiento de combustible en toda la provincia, fuentes aseguran el adelanto de fondos y se suma  la novedad del proyecto de aumento de sueldo para el mandatario provincial.

La polémica no da tregua.

Share This