Dando un paso más en la prevención, reducción de daños asociados y también aprovechar nuevas oportunidades para el cambio climático, la cámara de diputados lograró escuchar a las personas y organizaciones que luchan en dar a entender que se debe construir con el otro.

Si bien se trata de un paso fundamental, afirman que es uno de muchos que faltan por tomar. Como estructura se creó un Gabinete Nacional de Cambio Climático a cargo del Jefe de Gabinete de Ministros. Su función principal será la de idear un Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático. Así como también lograr articular los distintos sectores y áreas del gobierno, nacional con las provincias y con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Además se crea el Consejo Asesor Externo del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, del cual participan científicos, representantes de organizaciones ambientales, comunidades indígenas, universidades, entidades académicas y empresariales, sindicatos, centros de investigación públicos y privados y representantes de partidos políticos con representación parlamentaria.

Así como también se da lugar al Sistema Nacional de Información sobre el Cambio Climático, para transparentar el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero y el monitoreo de las medidas de mitigación. El mismo establece la obligación para todos los organismos de Poder Ejecutivo Nacional a aportar la información necesaria para la aplicación de la Ley y determina que todos los datos y documentos relacionados con la aplicación de la ley deben ser información pública ambiental, estableciendo así transparencia.

Apunta a uno de los sectores más involucrados: el sector agrícola-ganadero, estableciendo como fundamental la identificación e incorporación de prácticas apropiadas para atenuar el cambio climático, promoviendo la generación distribuida de energía eléctrica e implementar progresivamente el uso de energías renovables.

La ley también acentúa el crecimiento de la soberanía alimentaria, estableciendo medidas para su implementación e incremento, aquí un eje fundamental los asentamientos humanos y su salud frente al cambio climático. En relación a los derechos principales de todo asentamiento establece la gestión del recurso hídrico garantizando disponibilidad, calidad y uso sostenible.

Quedará bajo control  de la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la correcta aplicación de medidas establecidas y acompañarán a la autoridad de aplicación nacional de la ley, la Convención Macro de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el Acuerdo de Kioto, del Acuerdo de París y de todo tratado internacional en materia de cambio climático.

Share This