Con sede en el congreso, en Neuquén o Mar del Plata, los jóvenes se movilizan y replican exigiendo al gobierno la conciencia ambiental.
Son grupos ambientalistas, en su mayoría colmado de jóvenes que reclaman políticas en defensa de los recursos naturales y dejan de lado el ecologismo de cartón que pregonan desde el sistema. 

Allá por marzo, comenzaban las huelgas, algo improvisadas y autoconvocadas, hoy lograron instalar e imponer en los temas de relevancia por el cambio climático.
Como fue en el caso de Mendoza, se autoconvocan logrando que 200 alumnos marcharan en defensa del agua. también así en el congreso, superando cualquier pronostico optimista, reunieron más de 5 mil manifestantes.

Impulsados por movimientos del otro lado del atlántico, observaron que en el país no se realizaban dichos encuentros y se motivaron a realizarlo, sus herramientas son claves para cobrar relevancia: las redes sociales.

Son un grupo de adolescentes que al graduarse del secundario no iban a detenerse hasta armar un plan de acción para saldar deudas en materia ambiental, desde gacetillas, redacción de documentos, fueron aprendiendo a organizar y realizar metodologías que le dieran relevancia al proyecto.

Ellos integran el colectivo ambientalista juvenil, movimientos como juntos por el clima y la alianza climática. Quieren avanzar para que desde los gobiernos se penalice a aquellas empresas que no cumplan con las leyes ambientales, condiciones establecidas en el acuerdo de París.

Hasta el momento los resultados de generar consciencia fueron alcanzados ya que en julio, Argentina se convirtió el primer país de América Latina en declarar la emergencia climática y ecologista.

Share This