La vida diaria exige un completo dominio de la escritura. Muchas de las actividades que desarrollamos a diario exigen la producción de textos. 

Escribir es una acción compleja que supone la realización de operaciones mentales y verbales. La lengua escrita exige un tipo de organización diferente al de la lengua hablada: gran parte de la dificultad se debe a que la comunicación escrita es diferida: la emisión y la recepción del mensaje escrito no se producen de forma simultánea, sino que el tiempo y la distancia media entre ellas, lo que obliga tanto a quien escribe como a quien lee a imaginarse una interlocución que no está presente. 

Entendemos que el texto es un producto dinámico que se construye en un proceso interactivo entre la persona emisora y la destinataria. La escritura hace posible una comunicación diferida y a distancia. Producimos textos destinados a personas que rara vez comparten nuestro contexto. Por eso, el lenguaje escrito se tiene que hacer cargo de la eficacia comunicativa del mensaje. ¿Cómo? utilizando palabras precisas, definiciones puntuales y una sintaxis completa.

El carácter diferido de este tipo de comunicación hace necesario que al escribir se trate de eliminar las ambigüedades de los textos que pudieran provocar malentendidos (salvo que ésta sea una de sus intenciones), ya que no estará presente para corregirlos cuando el mensaje sea recibido. Por eso, al escribir se revisa el texto y se corrige antes de ponerlo en circulación.

Frente a la comunicación oral cara a cara, que es en general espontánea, la comunicación escrita es controlada: se puede planificar lo que se va a decir y volver atrás sobre lo escrito para reformularlo cuantas veces sea necesario. De este control depende la eficacia de la comunicación escrita.

Es momento de empezar a pensar en el proceso de escritura en sí. Momento creativo, que necesita planificación, tiempo, corrección, pensar alternativas, tachar y volver a escribir.

Entendemos a la escritura como un proceso. Eso implica que necesita una secuencia de pasos para lograr el resultado deseado: un texto claro, organizado, que refleje lo que queremos decir. 

Continua leyendo

Los recursos ambientales monetizados.

Los recursos ambientales monetizados.

La visión capitalista sobre los bienes ambientales, denominados como masa de recursos monetizados, un anexo de cotización y propuesta de valor.   Un servicio ambiental que solamente pueden denominarlo con una variable monetaria, nos invita a abrir la puerta, a...

leer más
Reconocer el deseo, reconocer lo que nos da

Reconocer el deseo, reconocer lo que nos da

La corriente simboliza el reconocimiento del deseo, como sociedad nos sumergimos en una ferviente red de empatía ante el reconocimiento vital del deseo. Ese viaje de descarga que supera toda contención ideológica y todo refugio cultural. El deseo, como un...

leer más

0 Comments

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Argenvivo web
Copyright © 2022 Company Name
Share This