Una vez que elegimos el destino, la ruta a transitar, se emprende el camino con aquellas cosas que reconocemos, al momento de salir, como necesarias y fuente de provisiones, ante sucesos posibles en el futuro de ese recorrido.

el vehículo se encuentra preparado y revisado para reconocer el sendero por el cual transitar.

 

Puede medirse en kilómetros o en tiempo de recorrido, en distancias, en ciudades por recorrer, en vínculos por estrechar, puntos donde detenerse y recargar. Esa distancia entre el que juntó provisiones con los conocimientos de hoy y aquél otro individuo que recorrió esos destinos deseados. 

 

los puntos intermedios nos interpelan y cuestionan si iremos en la dirección correcta, el paisaje y acontecimientos nos confirman que el recorrido es el elegido y el que nos llevará a la experiencia.

 

Enfocarse en el destino no nos acercará “más rápido” al punto de llegada. Disfrutar del camino con sus senderos posible y aventurarse en el camino, nos irá reconociendo en el rodado de cada segundo esa porción de destino.

Continua leyendo

0 Comments

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Argenvivo web
Copyright © 2022 Company Name
Share This